Inadvertida equivocación

Era el vuelo número #—-de UA. Había perdido la cuenta. La diferencia de ahora es que le había tocado primera clase. A eso sí que no estaba acostumbrado.

Se plegó a realizar lo que los demás pasajeros estaban haciendo en cabina, así que ordenó “ Red wine, please”. No bebía o mejor dicho, no estaba acostumbrado a ello. Pero, por aquello de disfrutar su exposición a una categoría que no le era usual, no podía desaprovechar la ocasión.

La voz del piloto interrumpió sus pensamientos: “We apologize for the inconvinience, our maintenance crew tell us that they will complete the security check for the baggage doors, in the next minutes. As soon as they finish, we are good to go. Thanks for selecting us as your trust airline.”

Unos minutos después, el avión despegó. Tan pronto notó que estaba en modo normal de vuelo, decidió ir al baño. Estaba disponible. No era su actividad favorita, pero entre el agua, el vino y la cerveza consumidos, el cuerpo le reclamaba un desagüe obligatorio. El espacio era pequeño, se le ocurrió de pronto cuestionarse  cómo era posible que su jefe, de unas 400 libras, cupiera allí. Lo imaginó chocando con las paredes y maldiciendo a quien inventó el tamaño de los baños del avión.

Regresó a su asiento y recibió el servicio destinado a primera clase. No podía quejarse, en ninguna otra empresa lo iban a tratar como aquí: “doctor Ortiz, acompáñenos en la ceremonia de graduación, doctor Ortiz: necesitamos que nos reseñe el último libro del historiador Emerson, etc.”

A la media hora del despegue, comienza la asistente/azafata/sirvienta de vuelo, a ofrecer en una bandeja unos rollizos blancos, humeantes y tentadores, a todos los pasajeros. Al llegar su turno, lo toma, siente el calor y se lo echa a la boca, cual bocado entremés que le adelantan para su apaciguamiento de reclamo estomacal/tripal.

Pero para su sorpresa, el rollito caliente, humeante y sin sabor, se le expande al contacto con su saliva y se abre, cual servilleta desdoblada y se le atraganta en la garganta. Se pone rojo, suda y disimula ante los demás pasajeros. Solo le resta sacar aplomo y expresar: “Necesitaba algo que me limpiara la boca, pues la ensalada del mediodía tenía cebollas y no podía soportar el “after taste” que sentía en mi aliento.” Mira a su esposa y le dice: Procede tú con la limpieza de tus manos y no te atrevas a decir más.”

Y así pasó inadvertidamente un momento insignificante que develaba el asno que siempre había sido y nunca se percató de ser.

2019

2019, inició con la salud todavía comprometida. Cada vez que escuchaba de cualquiera que no superaba su batalla, emocionalmente me afectaba y sigue afectando.

Soy bendecida, por todas las esquinas. Muchos ángeles en el camino oraron y se solidarizaron con mi proceso. No todo el mundo tiene esa bendición. Si los fuera a categorizar, cada uno tiene el cielo gano.

Mi ángel mayor espiritual, Dios. Escuchó mis oraciones y peticiones de una oportunidad más para seguir ayudando a otros. Mis ángeles terrenales: mi hermana Titi y mi hermana por elección, Yolanda Torres. Siempre presentes, siempre pendientes y listas para apoyar en esos días en que una piensa que ya no puede más.

Mi mamá, quien durante este año también enfrentó ese monstruo que aparece sin que lo esperemos y que cree que como guerreras vamos a claudicar. Se encontró con nuestras voluntades inquebrantables y espíritus luchadores, que ante las amenazas nos crecemos y creamos una solidaridad impenetrable.

Mi compañero Miki, quien a pesar de que tuve días en que era difícil mirarme, siempre que lo hizo solo proyectó amor incondicional y compasión.

Mi hijo, Giancarlo, quien dentro de sus emociones siempre me dio esperanza y me hablaba del futuro sin limitaciones.

Mañana 24 de diciembre voy a cumplir mi promesa con el Divino Niño Jesús, es una deuda. Tendré presente a todos los que luchan con esta plaga y a los que tuvieron una corta oportunidad. Pediré por todos, espero que mi alma y corazón acomoden a todos en igualdad de amor.

La vida es un recorrer lleno de sorpresas y oportunidades. Cuando aprendemos a reconocer nuestra mortalidad y entendemos qué hay un ser espiritual más grande que dirige nuestra existencia, comenzamos a entender la razón de nuestra existencia y cuál es el propósito por el que visitamos este espacio terrenal. 

Celebremos cada día nuestra existencia y aprovechemos cada momento para ser felices, agradecer nuestras bendiciones, tener empatía y compasión con el que lo necesita, pero sobre todo compartir el amor de Dios incondicionalmente.

Lo importante

Lo verdaderamente importante siempre ocupa lugares secundarios o terciarios en nuestras vidas, o lo que es peor, esta difuso ante nuestra vista. Basta con un giro inesperado en nuestra vida y ¡zas!, se trastoca la forma en que la llevábamos; esa que pensábamos era la “normal”, la “correcta”. Cuando esto ocurre, comenzamos a cuestionarnos, a dudar, a ver desde otra perspectiva lo que pensábamos era importante. Es desde ese momento que iniciamos el viaje de identificación, de selección y exploración real sobre lo que verdaderamente debemos valorar en nuestra existencia.

Comenzamos a escoger, a ser selectivos, a cuestionar, a hacer las cosas de otra manera. Sin prisa, con calma, con nueva mirada a lo que nos rodea, con preguntas qué tal vez no tendrán respuesta o al menos una con sentido común.

Ya lo importante no es la cantidad de amigos que tenemos, sino quienes se han mantenido cerca en los momentos difíciles que nos toca vivir, así la popularidad pasa a último lugar o desaparece como medida, dando paso a la solidaridad.

El trabajo y todo lo que implica, los bienes materiales, nuestra apariencia,

hasta los planes que hacemos, todo deja de tener prominencia en nuestras vidas. Los sustituyen la salud, en primer lugar, sin ella la vida se limita en gran medida. La atención y el tiempo que le dedicamos a nuestra familia sube dentro de la pirámide de prioridades, creando esos momentos memorables que nos ocuparan mentalmente cuando necesitemos recordar.

La independencia de criterios se vuelve más personal y nos apartamos del adoctrinamiento social que nos arropa a medida que vamos creciendo, limitando nuestra creatividad, respuestas y modo de hacer las cosas.

Nuestra espiritualidad se independiza y nos damos cuenta de que la oración no es otra cosa que conversaciones con Dios o el Ser Supremo que la dirija. Se estrecha esa relación y nos llenamos de calma y esperanza para enfrentar lo que se presente. Se agudizan nuestros sentidos y vemos la manifestación de Dios en todo lo que nos pasa y nos rodea.

Invertimos nuestra pirámide de prioridades y desaprendemos para entonces reconocer lo verdaderamente importante y valioso que tenemos en nuestra existencia, comenzando así a vivir conscientes y en forma plena hasta que llegue el momento de trascender.

Nuevo orden

El día que nos regresó la humanidad

Uno de mis escritores favoritos es José Luis González, dominicano de nacimiento, puertorriqueño por formación. Uno de sus cuentos, La noche que volvimos a ser gente, recrea el gran apagón que sufrió la ciudad de NY y lo que los personajes descubrieron durante ese caótico incidente.

En los inicios del siglo XXl, lo que estamos viviendo es mucho más serio que un apagón, se nos va la vida en ello. Esto no es una película de terror, aunque lo pareciera, tampoco una pesadilla. De la primera, se nos va el susto cuando termina; la última desaparecería al despertar. Es la realidad que nos ha tocado vivir y que sin dudas trastoca nuestra existencia de manera significativa.

El bombardeo de noticias es constante, abrumador; podemos decir que hasta desolador. No obstante, la pandemia también ha traído acciones positivas. Hemos cobrado consciencia de nuestra humanidad. Hemos conocido a un vecino, que no sabíamos que existía. Retomamos la comunicación en nuestro entorno familiar. Nos identificamos con nuestros viejos, quienes pedían a gritos silenciosos atención y cariño.

Todavía nos falta, y mucho. Entender que la vida no la rige el dinero, que debemos poner un alto a la manipulación masiva, que los gobiernos nos han fallado y es hora de una transformación social total, regresar a la convivencia social en vivo, en persona, no a través de una red social. Son solo algunas de las lecciones que estamos aprendiendo, obligados por las circunstancias. Esto y otras lecciones más deberían ser el resultado positivo del 👑 🦠.

Ibis

Perfume: la historia de un asesino

Durante este pasado año he agotado casi la existencia de series o películas disponibles para ver que caigan dentro de mi gusto personal, muchas de ellas de línea internacional, las que encuentro más interesantes que las hollywoodenses de temas trillados e invariables protagonistas en la misma línea de clasificaciones monótonas y a veces sin sentido.

Anoche encontré la película que da título a estas letras, que no aspiran a ser una crítica, no me acerco ni siquiera mínimamente a esa clasificación, tampoco es lo mío. Pero sí me gusta compartir con mis amistades mis impresiones de lo que veo y cómo lo interpreto. Aunque la mayor parte de las veces me alejo de lo convencional, de lo que le gusta a todo el mundo, de lo común y me acomodo mas a un gusto único, poco convencional. Así me encontré con esta película, que tiene visos de surrealismo, grotesca, poco convencional y que es narrada como si fuera un cuento de los hermanos Grimm, pero que refleja el inalterable comportamiento humano a través del tiempo.

El comienzo de la película presenta la parte más fea de la ciudad, en el siglo 18. Presenta la realidad parisina de la época, pobreza, suciedad, mugre; el retrato humano por la supervivencia. Entre los dueños de puestos ambulantes está la madre del protagonista, mujer que da a luz bajo la mesa de su puesto de venta y allí lo deja tirado, a merced de ratas y demás animales realengos, esperando que puedan encargarse de él. El recién nacido sobrevive y es acogido por los habitantes y entregado al orfanatorio. Estos eventos marcan, como lo expresa la voz de un narrador equisciente, susurrante, la vida de Jean-Baptiste Grenouille.

Es la historia de este individuo, que desde su nacimiento está marcado por la desdicha. Posee un don: un olfato capaz de distinguir todos los olores existentes en el mundo, desde el más desagradable hasta el más sublime. Ese don lo elevará temporeramente y de forma corta a un nivel social más aceptable del que tenía en el orfanato. Crece, y por un atisbo que le presenta el destino, entra en contacto con una realidad que le era desconocida. En esa realidad percibe el olor de una mujer que le envuelve y se convertirá mas adelante en una obsesión (el olor, no la mujer). No entraré en detalles aquí, para que se animen a ver la película, espero que les provoque una montaña rusa de sensaciones como las tuve yo.

Pero el largometraje, va más allá de presentar la historia de Jean- Baptiste, en varios aspectos. El tema de la fatalidad del destino (en la micro historia del padre que huye con su hija para protegerla y en la huida la acerca más a la fatalidad), el comportamiento de las masas movidas por el fanatismo y la crueldad irracional al pedir la muerte del protagonista con los más horrendos torturas que puedan imaginarse, el súbito cambio irracional de parecer movido por solo un olor, la deliberación de si deben implantar un toque de queda hasta capturar al asesino y la discusión de cómo se afectarían los intereses económicos del lugar (esto último me pareció siglo XXI, ¿Por qué sería?) y alguna remembranza del tema del cuento de Ana Maria Matute, Pecado de Omisión, con el protagonista de este filme.

En fin, creo que es una excelente película que puede sembrar temas de dialogo frente a un vino y buena picadera. Está en Prime, espero la disfruten.

Aperitivo sobre enseñanza en línea

Como profesora universitaria, he tenido la maravillosa oportunidad de tener en mi sala de clases todo tipo de estudiante. Creo que los años me han capacitado para identificar quién llegará lejos y quién terminará con una vida mediocre, profesionalmente, porque hay todo tipo de estudiante. He tenido que adaptar mis prácticas de enseñanza; para no morir en el intento. Esa parte me la he disfrutado, porque he crecido; he aprendido.

Hace ya tres semanas que nos movimos por completo a la enseñanza en línea. A toda costa, tenemos que continuar con la normalidad de la vida, aunque afuera llueva “perros y gatos”. Si en algún momento llegué a pensar que conocía todo sobre el comportamiento estudiantil, ¡qué lejos estaba de la dominación “master” de enseñar!

¿Qué he validado?

  • Que los estudiantes saben y dominan la tecnología en lo que se refiere a redes sociales: Facebook, Tik tok, Instagram, Snapchat, etc. Pero cuando lo tienen que relacionar con la academia, son bebés que apenas saben gatear.
  • Que les cuesta leer y mucho más profundizar en la lectura realizada. Se quedan en el plano de juntar letras y pronunciarlas, en ocasiones con dificultad de colocar el tono dominante en la sílaba correspondiente.
  • Que perpetúan la negación de seguir instrucciones. Ante éstas se antepone la creatividad y hacer lo que me parezca, porque de lo que se trata de evidenciar es el cumplir.
  • Que su vulnerabilidad está a flor de piel y solo basta unas palabras de aliento para que les retorne la confianza y poder continuar.
  • Que aquel que no tiene honestidad académica, tampoco la tendrá en otras esferas de su existencia.
  • Que importa más la nota “dada”, que el conocimiento que podrían adquirir.

¿Qué he aprendido?

  • A conectar nuevamente con una nueva perspectiva sobre los estudiantes que están en mi curso, no la sala de clases.
  • Que cada estudiante tiene una forma única de aprender y nuestra educación “bancaria” (Freire) es incapaz de reconocer esa diferencia.
  • Que nuestras prácticas de enseñanza tienen que estar motivadas por el deseo de compartir conocimientos, no imponer; y el deseo también de aprender
  • Que, al igual que otros aspectos sociales, la educación debe evolucionar. Seguir con la práctica de ofrecer una materia y otorgar una nota, no garantiza la evolución social.
  • La universidad debería ser el nivel que permita al estudiante evolucionar en conocimiento, conducta y responsabilidad.

La enseñanza en línea seguirá evolucionando, la pregunta es: ¿los recipientes evolucionarán con ella y aceptarán la responsabilidad que les compete? El tiempo nos responderá, posiblemente a destiempo.

Libera

 Abrí la puerta a mis demonios, 
 me di cuenta de la necesidad, 
 me sirven para mantener mi sensibilidad latente, 
 viva hasta el final.
  
 Quien no quiere sufrir, que no nazca,
 La vida se trata de padecer,
 sentir que no podemos,
 para salir a encontrar las posibilidades.
  
 Hay que romper la burbuja que nos colocan,
 para darse cuenta de que el ego ya no nos domina más. 

In consciencia

 Escucho esa voz, altisonante, deseosa de ser escuchada.
 Lo que no sabe es que interrumpe, que no es invitada.
  
 No descifro lo que quiere,
 poco importa sobre este vivir,
 los que le rodean, denle confort, 
 a ver si así calma su devenir.
  
 No le perdono su interrupción, no.
 Se cuela, desgarra, corta en pedazos la vivencia.
 No conoce a Silvio, ni a la Flores y menos a mí.
  
 Permitámosle sólo esta noche que su voz quede aquí.
 Ya mañana se apagará y esperará un nuevo candil, tema, motivo o ardid,
 que le apaciguará sus ganas de sobresalir.
   

Anhelo

Cuando volvamos a encontrarnos,

Asegurémonos de que sea real,

de que afloren las verdades sin fronteras.

Que ese abrazo estremezca nuestros corazones,

el saludo haga eco en el cielo sin frontera

y nuestras miradas reflejen lo que el alma sienta.

Nuestra promesa sea no olvidar,

Valorar lo que vale la pena,

consagrar la existencia de la vida misma.

Expresar.

On line

Online

Era la quinta vez que se chequeaba en el espejo. Se aseguraba que su apariencia estuviera presentable, nada de mocos visibles, ni maquillaje corrido. Blusa planchada o por lo menos libre de arrugas, colorida y que diera una proyección de alegría. La parte baja, no importaba, estaba fuera del alcance de quien mirara. Casi era hora de empezar. Cotejo de dientes limpios, el aliento tampoco preocupaba. ¡5,4,3,2,1! Click al botón de conexión y empezaba la proyección; de lo inauténtico, de lo compuesto, de su performance ante la diminuta cámara que le presentaba a los que estaban al otro lado, lo que en realidad ella quería que vieran. ¡Oops! Salida inmediata. ¡Había olvidado poner el background de la playa!