Reflexión sobre Don’t say gay

Hace ya varias semanas los medios de comunicación han estado reseñando información sobre la recién controversial y aprobada ley del estado de la Florida, conocida en inglés como “Don’t say gay”. Al referirme a reseñar, hablo de comunicar las diversas posturas que ha generado la ley, sobre todo en los grupos que se oponen a la misma.

Al buscar el texto de la ley, se identifica el párrafo que ha generado toda la controversia y cito textualmente en el idioma en que fue redactado (las traducciones podrían desvirtuar lo que se origina en un idioma):

“Classroom instruction by school personnel or third parties on sexual orientation or gender identity may not occur in kindergarten through grade 3 or in a manner that is not age-appropriate or developmentally appropriate for students in accordance with state standards”. (The Florida Senate, 2022)

Cómo es que surge el “Dont say gay”, admito mi total ignorancia en esto. Pero esto no me limita a compartir esta opinión, cuyo fin es básicamente la exhortación para huir de los extremos y reflexionar sobre nuestros avances y retrocesos en temas que siempre nos acompañan socialmente y que históricamente han sido catalogados como controversiales, aunque sean inherentes a nuestra naturaleza humana, como lo es la sexualidad; además de poner sobre la mesa esa expresión que habla de “la fuerza de las palabras”.

Cuando leemos el documento generado, vemos que tiene mayor contenido y propone enmiendas a otros proyectos de ley. Sin embargo, el párrafo citado es el que genera toda la controversia y más aun las palabras que se utilizan para nombrar la aprobada ley. Como lingüista, siempre he creído en la fuerza que tienen las palabras en la vida del ser humano. En este caso, el comienzo con el “Don’t”, implica prohibición. No digas “gay” como cambio en ley pone en el ojo público el vocablo “gay” y hasta nos hace cuestionar si es una palabra prohibida, obscena o como diría un ingenuo niño: “una mala palabra”. Hay que ir a la historia, al origen y desarrollo del término y cómo en pleno siglo XXI todavía nos arropa la ignorancia y repetimos como papagayos, sin analizar ni cuestionar. Pero mas allá de la discusión sobre el vocablo, esta el razonamiento sobre el contenido expuesto en esa parte de la ley. Ya lo han expresado en los foros, se presta para múltiples interpretaciones. De mi parte, provoca muchos cuestionamientos, que me abruman y me demuestran lo poco que hemos adelantado en conocimientos, tolerancia y aceptación.

¿Es la escuela el único organismo social que nos debe enseñar sobre sexualidad humana, género, identidad, entre otros temas importantes y necesarios para entendernos como entes sociales? ¿Cómo vamos a dialogar sobre las múltiples composiciones familiares que existen? ¿Dónde queda la compatibilidad entre lo propuesto y la promoción de equidad e inclusión en el ámbito educativo? ¿Cuándo vamos a entender que educar y adoctrinar son procesos muy diferentes? ¿Vamos a seguir negando la realidad social en que vivimos? ¿Continuaremos la represión de las preguntas de nuestros educandos cuando tengan genuina curiosidad en torno al mundo que vivimos? Son muchas las preguntas, son muchos los cuestionamientos. En un algún momento escuché o me topé con estas palabras, válidas, certeras en el contexto de esta reflexión: De lo que no se habla, no existe, Lo que no existe, se margina (desconozco su autor u origen).

Referencias:

“The Florida Senate.” House Bill 1557 (2022) – The Florida Senate, https://www.flsenate.gov/Session/Bill/2022/1557.

“Gay.” Elcastellano.org, https://www.elcastellano.org/palabra/gay.

Marzo 31, 2022

In memoriam – Cuqui

A todos nos llega la época en que comenzamos a perder amigos, seres queridos, familia, por que mueren a causa de diversas razones; nuestro circulo se va achicando. Hoy perdí a mi comadre, mujer exquisita, educadora, culta y sobre todo solidaria en causas justas. Hace unas semanas dialogamos y nos dejó saber que presentía que pronto ya no iba a estar. En ese momento le comenté, que recordara que teníamos un compromiso de volver a reunirnos y eso tenía que ocurrir. No vi o no percibí dentro de esa negación, que su cuerpo ya estaba exhausto y su espíritu pedía ya liberación. En la madrugada de hoy, trascendió.

Cada vez que perdemos a alguien, es inevitable reflexionar sobre el sentido y propósito de nuestra existencia. Recordamos los momentos vividos, los que nos faltaron por vivir, si seremos los próximos o si estamos otorgando importancia a lo que verdaderamente la merece en nuestra vida.

Sobre cada una de esas áreas de reflexión, sobresalen en orden de experiencias o prioridad un cumulo de remembranzas, pensamientos y emociones que nos transportan a un feliz pasado o al intento de mejorar lo que nos falta por vivir.

Al igual que mi querida Cuqui, también estoy bajo tratamiento para mejorar mi condición. Pero igual, sé que también no estaré físicamente aquí, Dios dirá hasta cuándo. Por eso vivo cada minuto agradeciendo el respirar, el contar con mi familia, el tener amigos solidarios, y sobre todo el poder dar importancia a lo que verdaderamente la merece. Ya no me angustia o enoja una cancelación de planes, que algo se rompa, lo improvisado, el cambio constante. Por el contrario, todo lo miro bajo un nuevo cristal vestido con optimismo y esperanza, presentado por Dios. Nunca es tarde para mostrar compasión, amor incondicional, expresiones de cariño, solidaridad, empatía, y sobre todo vivir con fe infinita.

Josefina Irizarry, nos reuniremos en espíritu, mi comadre.

Navidad 2021

En este proceso de larga recuperación, he tenido tiempo de sobra de estar frente a la idiotizante televisión, más por aburrimiento que interés, y estar también pendiente de las noticias de PR y de acá. Durante todo el mes de diciembre los anuncios de felicitaciones por las fiestas navideñas fueron constantes y sonantes. En ninguno vi que se hablara o expusiera el verdadero significado de esta época, la celebración del nacimiento de Jesús. Ciertamente, hemos perdido el rumbo.

Se habla de reunión de amigos, de familia, de celebrar, de regalos, decoraciones, etc. Nadie se enfoca en el sentido real que siempre ha tenido una época tan hermosa, aun cuando estamos todavía con los estragos de una pandemia.  Debemos buscar en nuestro corazón y espiritualidad y retomar nuestra cristiandad para vivir acorde con lo que Dios nos propone. Retomar ese sentido real y volcarnos todos los días a amar a los demás, ayudarlos, encontrarnos y dar esperanza a las futuras generaciones. Aprender de los errores no es fácil, creo que es la lección más difícil que tenemos los seres humanos. Chocamos con lo mismo en el transcurso de nuestra vida, en muchos casos ni nos damos cuenta o simplemente nos negamos esa oportunidad de aprender. Somos tercos, egoístas, empecinados, obtusos. Cuando venimos a darnos cuenta, a veces es muy tarde o estamos envejecidos.

Si he aprendido en este proceso o intento de alargar mi vida, ha sido a valorar lo que realmente es importante. Mi relación con Dios se ha fortalecido y no es porque tenga miedo a morir, eso todos los mortales lo tenemos seguro. Sino porque internamente la sensación es maravillosa y veo con otros ojos a los demás. Confieso que me pone triste la idea de ya no estar aquí, pero esa tristeza no es por mí, es por los que se quedan y no voy a poder apoyar. Sé lo que es extrañar a alguien sin la posibilidad de volver a verle, me pasó con mi papá, ya van casi 25 años y ese vacío es como el primer día.

Aprendí también que el don más preciado es la salud. Sin ella, todo se hace muy difícil y a veces imposible. De niños, nuestros padres están a cargo de cuidarnos y protegernos para que la tengamos siempre. De adolescentes damos por sentado que somos invencibles y nos arriesgamos a retarlo todo, incluso a la salud. Ya en la adultez, empezamos a preocuparnos por hacer cambios en aras de conservarla y mantenerla a toda costa. Llegamos a la vejez y afloran las consecuencias de nuestros descuidos, maltratos y desarreglos, obligándonos a creer en pastillas milagrosas, pociones y menjunjes para atender lo que se presente durante los últimos años de nuestra existencia.

Son muchas las lecciones y cambios que debemos tener. El más significativo y que debe ocupar el primer lugar es nuestra relación con el Ser Supremo. Si comenzamos por ahí, iremos creando una ola que arrope a la humanidad y se vuelque a practicar el amor entre los seres humanos. ¡Qué mejor época para empezar que no sea Navidad!

12/31/2021

Hijo mío,

Hace unos meses me pediste que te escribiera algo, letras que tal vez quieres validen qué lugar ocupas en mi vida y cuánto te amo. Recuerdo te contesté, deja que organice mi espacio mental para que los sentimientos no nublen mi pensamiento. Aquí lo que te prometí.

Nuestra familia siempre ha sido de clase media. Una abuela que trabajó y fue de las pocas que guardó la honestidad y lealtad de servicio como empleada del gobierno de PR; eran otros tiempos. Abuelo, brillante, servidor, baluarte de una familia que se mantuvo en la humildad y ganó con trabajo un lugar en la sociedad. Siempre nos modeló un ejemplo, compasividad y ayuda a los demás. Lee Navidad en mi niñez, está en mi blog.

Cuando me enteré que estaba embarazada, por poco me muero. Pero inmediatamente supe que iba a seguir adelante. Tenía una familia solidaria, era profesional y podía afrontar lo que viniera. Que pasé las de Caín, ¡mis amigas te pueden contar!

Pero seguí adelante, sin bajar la cabeza, no había razón. Tu padre y yo nos enamoramos ¡y de qué manera! Siempre pedía a Dios que me permitiera apoyarte, amarte y ser incondicional contigo.

¡Oye, y mira que diste la batalla! Pregúntale a tu madrina Cuqui, ella sabe lo que tuve que enfrentar.

Naciste un 13 de enero, a inicios de año, Capricorniano. No tuviste paciencia para nacer cuando te tocaba, eso era un signo de lo arrojado que ibas a ser. Eso te hace un signo de tierra, que va muy bien con el mío, de agua.

De los 0 a la 10, todo bien. Cuando llegaste a esa edad, comenzaste a sentir que eras grande. En una ocasión no estuve a la hora acostumbrada para recogerte en el colegio y sin encomendarte a nadie caminaste de Puerta de Tierra al Morro. Se formó un corre y corre, que quizás ni te acuerdas, pero llegaste bien.

De los 12 a los 16, tuviste lo que cualquiera tuviera a esa edad, pero no fue fácil. Sin embargo, a Dios gracias, nada de drogas, nada de pastillas ni tampoco asuntos escondidos. Siempre te recordaba que tenías que cuidarte, que todo tenía un tiempo y que si te embarcabas en una paternidad iba a ser para toda la vida. ¡Olvidé un detalle!, siempre le dije a tu padre que te ibas con el cuándo supieras hablar y contarme como lo habías pasado. Tu familia paterna te aceptó desde el primer segundo. Nunca voy a olvidar la reacción hermosa de tu abuela Ramonita cuando te cogió la primera vez, fue memorable.

Ya has crecido, ya alcanzaste la edad adulta, ya has comenzado a darme motivos de orgullo. Eres un profesional, responsable, autosuficiente, buen amigo, proveedor y respetable. Las travesuras de juventud te formaron y mi recia crianza te moldeó. Tenemos historias, celebramos cumpleaños, viajamos, disfrutamos momentos buenos y malos. Ya voy a mi ocaso, sé que vas a estar para mí.  

Así que, te toca continuar, te toca seguir demostrando los valores que te inculqué. Te toca imitar a tu abuelo, abuela y demostrar que los sentimientos y valores se cultivan. Que has ido madurando, que vas comprendiendo cuál es tu misión en la vida y sobre todo, que siempre vas a estar ahí para quien lo necesite. Te amo infinitamente, incondicionalmente y sobre todo, inmensurablemente.

Mami

PD. Olvidé decirte que eres mi razón de vida, lo mejor que me ha pasado y que siempre estoy aquí para apoyarte, amarte y todo lo que la vida nos depare en este junte. 😍

Inadvertida equivocación

Era el vuelo número #—-de UA. Había perdido la cuenta. La diferencia de ahora es que le había tocado primera clase. A eso sí que no estaba acostumbrado.

Se plegó a realizar lo que los demás pasajeros estaban haciendo en cabina, así que ordenó “ Red wine, please”. No bebía o mejor dicho, no estaba acostumbrado a ello. Pero, por aquello de disfrutar su exposición a una categoría que no le era usual, no podía desaprovechar la ocasión.

La voz del piloto interrumpió sus pensamientos: “We apologize for the inconvinience, our maintenance crew tell us that they will complete the security check for the baggage doors, in the next minutes. As soon as they finish, we are good to go. Thanks for selecting us as your trust airline.”

Unos minutos después, el avión despegó. Tan pronto notó que estaba en modo normal de vuelo, decidió ir al baño. Estaba disponible. No era su actividad favorita, pero entre el agua, el vino y la cerveza consumidos, el cuerpo le reclamaba un desagüe obligatorio. El espacio era pequeño, se le ocurrió de pronto cuestionarse  cómo era posible que su jefe, de unas 400 libras, cupiera allí. Lo imaginó chocando con las paredes y maldiciendo a quien inventó el tamaño de los baños del avión.

Regresó a su asiento y recibió el servicio destinado a primera clase. No podía quejarse, en ninguna otra empresa lo iban a tratar como aquí: “doctor Ortiz, acompáñenos en la ceremonia de graduación, doctor Ortiz: necesitamos que nos reseñe el último libro del historiador Emerson, etc.”

A la media hora del despegue, comienza la asistente/azafata/sirvienta de vuelo, a ofrecer en una bandeja unos rollizos blancos, humeantes y tentadores, a todos los pasajeros. Al llegar su turno, lo toma, siente el calor y se lo echa a la boca, cual bocado entremés que le adelantan para su apaciguamiento de reclamo estomacal/tripal.

Pero para su sorpresa, el rollito caliente, humeante y sin sabor, se le expande al contacto con su saliva y se abre, cual servilleta desdoblada y se le atraganta en la garganta. Se pone rojo, suda y disimula ante los demás pasajeros. Solo le resta sacar aplomo y expresar: “Necesitaba algo que me limpiara la boca, pues la ensalada del mediodía tenía cebollas y no podía soportar el “after taste” que sentía en mi aliento.” Mira a su esposa y le dice: Procede tú con la limpieza de tus manos y no te atrevas a decir más.”

Y así pasó inadvertidamente un momento insignificante que develaba el asno que siempre había sido y nunca se percató de ser.

2019

2019, inició con la salud todavía comprometida. Cada vez que escuchaba de cualquiera que no superaba su batalla, emocionalmente me afectaba y sigue afectando.

Soy bendecida, por todas las esquinas. Muchos ángeles en el camino oraron y se solidarizaron con mi proceso. No todo el mundo tiene esa bendición. Si los fuera a categorizar, cada uno tiene el cielo gano.

Mi ángel mayor espiritual, Dios. Escuchó mis oraciones y peticiones de una oportunidad más para seguir ayudando a otros. Mis ángeles terrenales: mi hermana Titi y mi hermana por elección, Yolanda Torres. Siempre presentes, siempre pendientes y listas para apoyar en esos días en que una piensa que ya no puede más.

Mi mamá, quien durante este año también enfrentó ese monstruo que aparece sin que lo esperemos y que cree que como guerreras vamos a claudicar. Se encontró con nuestras voluntades inquebrantables y espíritus luchadores, que ante las amenazas nos crecemos y creamos una solidaridad impenetrable.

Mi compañero Miki, quien a pesar de que tuve días en que era difícil mirarme, siempre que lo hizo solo proyectó amor incondicional y compasión.

Mi hijo, Giancarlo, quien dentro de sus emociones siempre me dio esperanza y me hablaba del futuro sin limitaciones.

Mañana 24 de diciembre voy a cumplir mi promesa con el Divino Niño Jesús, es una deuda. Tendré presente a todos los que luchan con esta plaga y a los que tuvieron una corta oportunidad. Pediré por todos, espero que mi alma y corazón acomoden a todos en igualdad de amor.

La vida es un recorrer lleno de sorpresas y oportunidades. Cuando aprendemos a reconocer nuestra mortalidad y entendemos qué hay un ser espiritual más grande que dirige nuestra existencia, comenzamos a entender la razón de nuestra existencia y cuál es el propósito por el que visitamos este espacio terrenal. 

Celebremos cada día nuestra existencia y aprovechemos cada momento para ser felices, agradecer nuestras bendiciones, tener empatía y compasión con el que lo necesita, pero sobre todo compartir el amor de Dios incondicionalmente.

Lo importante

Lo verdaderamente importante siempre ocupa lugares secundarios o terciarios en nuestras vidas, o lo que es peor, esta difuso ante nuestra vista. Basta con un giro inesperado en nuestra vida y ¡zas!, se trastoca la forma en que la llevábamos; esa que pensábamos era la “normal”, la “correcta”. Cuando esto ocurre, comenzamos a cuestionarnos, a dudar, a ver desde otra perspectiva lo que pensábamos era importante. Es desde ese momento que iniciamos el viaje de identificación, de selección y exploración real sobre lo que verdaderamente debemos valorar en nuestra existencia.

Comenzamos a escoger, a ser selectivos, a cuestionar, a hacer las cosas de otra manera. Sin prisa, con calma, con nueva mirada a lo que nos rodea, con preguntas qué tal vez no tendrán respuesta o al menos una con sentido común.

Ya lo importante no es la cantidad de amigos que tenemos, sino quienes se han mantenido cerca en los momentos difíciles que nos toca vivir, así la popularidad pasa a último lugar o desaparece como medida, dando paso a la solidaridad.

El trabajo y todo lo que implica, los bienes materiales, nuestra apariencia,

hasta los planes que hacemos, todo deja de tener prominencia en nuestras vidas. Los sustituyen la salud, en primer lugar, sin ella la vida se limita en gran medida. La atención y el tiempo que le dedicamos a nuestra familia sube dentro de la pirámide de prioridades, creando esos momentos memorables que nos ocuparan mentalmente cuando necesitemos recordar.

La independencia de criterios se vuelve más personal y nos apartamos del adoctrinamiento social que nos arropa a medida que vamos creciendo, limitando nuestra creatividad, respuestas y modo de hacer las cosas.

Nuestra espiritualidad se independiza y nos damos cuenta de que la oración no es otra cosa que conversaciones con Dios o el Ser Supremo que la dirija. Se estrecha esa relación y nos llenamos de calma y esperanza para enfrentar lo que se presente. Se agudizan nuestros sentidos y vemos la manifestación de Dios en todo lo que nos pasa y nos rodea.

Invertimos nuestra pirámide de prioridades y desaprendemos para entonces reconocer lo verdaderamente importante y valioso que tenemos en nuestra existencia, comenzando así a vivir conscientes y en forma plena hasta que llegue el momento de trascender.

Nuevo orden

El día que nos regresó la humanidad

Uno de mis escritores favoritos es José Luis González, dominicano de nacimiento, puertorriqueño por formación. Uno de sus cuentos, La noche que volvimos a ser gente, recrea el gran apagón que sufrió la ciudad de NY y lo que los personajes descubrieron durante ese caótico incidente.

En los inicios del siglo XXl, lo que estamos viviendo es mucho más serio que un apagón, se nos va la vida en ello. Esto no es una película de terror, aunque lo pareciera, tampoco una pesadilla. De la primera, se nos va el susto cuando termina; la última desaparecería al despertar. Es la realidad que nos ha tocado vivir y que sin dudas trastoca nuestra existencia de manera significativa.

El bombardeo de noticias es constante, abrumador; podemos decir que hasta desolador. No obstante, la pandemia también ha traído acciones positivas. Hemos cobrado consciencia de nuestra humanidad. Hemos conocido a un vecino, que no sabíamos que existía. Retomamos la comunicación en nuestro entorno familiar. Nos identificamos con nuestros viejos, quienes pedían a gritos silenciosos atención y cariño.

Todavía nos falta, y mucho. Entender que la vida no la rige el dinero, que debemos poner un alto a la manipulación masiva, que los gobiernos nos han fallado y es hora de una transformación social total, regresar a la convivencia social en vivo, en persona, no a través de una red social. Son solo algunas de las lecciones que estamos aprendiendo, obligados por las circunstancias. Esto y otras lecciones más deberían ser el resultado positivo del 👑 🦠.

Ibis

Aperitivo sobre enseñanza en línea

Como profesora universitaria, he tenido la maravillosa oportunidad de tener en mi sala de clases todo tipo de estudiante. Creo que los años me han capacitado para identificar quién llegará lejos y quién terminará con una vida mediocre, profesionalmente, porque hay todo tipo de estudiante. He tenido que adaptar mis prácticas de enseñanza; para no morir en el intento. Esa parte me la he disfrutado, porque he crecido; he aprendido.

Hace ya tres semanas que nos movimos por completo a la enseñanza en línea. A toda costa, tenemos que continuar con la normalidad de la vida, aunque afuera llueva “perros y gatos”. Si en algún momento llegué a pensar que conocía todo sobre el comportamiento estudiantil, ¡qué lejos estaba de la dominación “master” de enseñar!

¿Qué he validado?

  • Que los estudiantes saben y dominan la tecnología en lo que se refiere a redes sociales: Facebook, Tik tok, Instagram, Snapchat, etc. Pero cuando lo tienen que relacionar con la academia, son bebés que apenas saben gatear.
  • Que les cuesta leer y mucho más profundizar en la lectura realizada. Se quedan en el plano de juntar letras y pronunciarlas, en ocasiones con dificultad de colocar el tono dominante en la sílaba correspondiente.
  • Que perpetúan la negación de seguir instrucciones. Ante éstas se antepone la creatividad y hacer lo que me parezca, porque de lo que se trata de evidenciar es el cumplir.
  • Que su vulnerabilidad está a flor de piel y solo basta unas palabras de aliento para que les retorne la confianza y poder continuar.
  • Que aquel que no tiene honestidad académica, tampoco la tendrá en otras esferas de su existencia.
  • Que importa más la nota “dada”, que el conocimiento que podrían adquirir.

¿Qué he aprendido?

  • A conectar nuevamente con una nueva perspectiva sobre los estudiantes que están en mi curso, no la sala de clases.
  • Que cada estudiante tiene una forma única de aprender y nuestra educación “bancaria” (Freire) es incapaz de reconocer esa diferencia.
  • Que nuestras prácticas de enseñanza tienen que estar motivadas por el deseo de compartir conocimientos, no imponer; y el deseo también de aprender
  • Que, al igual que otros aspectos sociales, la educación debe evolucionar. Seguir con la práctica de ofrecer una materia y otorgar una nota, no garantiza la evolución social.
  • La universidad debería ser el nivel que permita al estudiante evolucionar en conocimiento, conducta y responsabilidad.

La enseñanza en línea seguirá evolucionando, la pregunta es: ¿los recipientes evolucionarán con ella y aceptarán la responsabilidad que les compete? El tiempo nos responderá, posiblemente a destiempo.

Envejecimiento II

En uno de mis escritos anteriores hablé de lo pendejas que nos volvemos a medida que vamos envejeciendo; ese miedo a ciertas circunstancias y elementos que nos paralizan. Ahora quiero compartir sobre este fenómeno que casi ninguna habla y que es tan real como el hecho de que existimos en el planeta: ¡el envejecimiento!

Hace unos meses, creo que fue al inicio de la pandemia, compartí con mi hermana que estaba notando el crecimiento de vellos en área de mi cara, algo que nunca había notado o padecido. Mi hermana me respondió: “¡Ay, nena, a mí también me pasa! Cómprate X crema y úsala cada cierto tiempo para removerlos”. Consejo que sigo al pie de la letra en los últimos meses, ¡cada vez que veo que me falta poco para convertirme en loba!

Lo que me mueve a escribir es que todavía estoy preguntándome, y negándome, a qué se debe este fenómeno. No sé si alguien más comparte esta experiencia, pues no he leído publicaciones relacionadas. Pero la realidad es que: ¡nos crece pelo en donde no debe y escasea en otras áreas en las que siempre había existido abundantemente!

¿Quién me explica este fenómeno o por lo menos me lo justifica? Cuando empezamos la pubertad, esa área comienza a cubrirse de un vello suave, escaso al comienzo, y poco a poco se va encrespando y desarrollándose, hasta cubrir todo nuestro pubis. Alguien se inventó que debíamos afeitarnos y procurar que siempre estuviera lista, como piel de bebé tersa, para cuando llegara la ocasión (lo que eso signifique para cada cual). Pasamos los ’50 y comienza a escasear el vello, se hace más fácil la depilación o rasuración (el método que a cada cual le convenga), pues casi no hay nada que remover. Incluso, van apareciendo “atrevidos” color blanco, que nos avisan la entrada de una nueva etapa vital.

Alguien se equivocó en las recomendaciones. La etapa de depilación o rasuración debe empezar a los ’50. Así eliminamos la confirmación de envejecimiento “allá abajo”, como la eliminamos arriba con la keratina y el tinte. Además de agregar el olor que nos dé la gana, como el de manzana prohibida, la pera fresca y la fresa recién cortada. Total, ¡a ellos les va peor con el envejecimiento! Aunque pites, como dice Johnny Ventura, el levante no llega o peor, ¡se muere cuando vas al rescate! Al menos a nosotras, las señales nos obedecen, por ser brujas, mujeres o simplemente porque dominamos toda la bendita humanidad.